Del amor al drama al placer de la crítica

El drama, en una justa medida, nos recuerda esa asignatura pendiente de superación que todos tenemos. Para muchos, ver el drama que nos rodea es razón para sentirse mejor con el drama propio, como dice el famoso dicho: “Mal de muchos, consuelo de tontos”. Un paso más en la exultación del drama es el placer de la crítica No debe importarnos ser objeto de críticas o compasión, porque además de ser un acto natural, recibir críticas nos da una información útil para poder ayudar a los demás a superar su propio drama siendo modelo de superación de eso que nos achacan.

Revelador odio a los ricos

El dinero no hace a las personas malvadas. No es que el dinero le pudra, es que la persona ya estaba infectada. De la misma manera, los medios materiales contribuyen a expandir la influencia positiva de las personas honorables e íntegras.

La trampa de la justicia divina

Reconozco que por mucho tiempo y en numerosos ámbitos me he amparado en esa cómoda y protectora excusa del “todo llegará”-¡Inocente! Efectivamente nadie se lo merece más que tú. Ni menos tampoco. No es cuestión de que alguien o algo externo decida que me lo merezco y me lo dé, sino de que yo misma me lo creo (tengo esa creencia de merecerlo) y me lo creo (hago por encontrarlo).

Las señales que existen

Creo en las señales, en lo que nosotros agarramos de este infinito de cosas que suceden a nuestro alrededor para poner nuestra atención y darle un sentido.

No soy especialista, por eso soy especial

Hoy en día se valora mucho la especialización, es decir, instruirse a fondo en un saber destinado a ser aplicado en una actividad concreta. Esto es muy práctico desde un punto de vista laboral para aquellos que quieren asegurarse un puesto específico en áreas técnicas y científicas. Registrarse dentro de un sistema específico puede reducir las posibilidades de expansión de una mente que aspira a la trascendencia.

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑