Vida práctica

Cómo sacar partido de las mentiras

Las mentiras nos rodean por todas partes: en la historia, en la vida social, en las declaraciones de los personajes públicos y en la boca de nuestros allegados; pero solo hay unas mentiras que importan, las que instalamos en nuestra cabeza.

Hay gente que miente compulsivamente. He observado a algunas de estas personas y lo más sorprendente es que ellas mismas se convencen de que los hechos y diálogos que inventan son reales: “No me han pagado lo que me corresponde”, “Llego tarde porque he estado trabajando”, “No conozco de nada a esta persona”, “Fulanito me ha insultado”…

Grutas de Yungang , Datong, China

Hay ciertos contextos en que hacer trampas (mintiendo) está incluso admitido: entrevistas de trabajo, venta agresiva, ciertos juegos, política…

Hay personas que no paran de engañarse a sí mismas, diciéndose que no pueden, que no valen, que son víctimas; o, al contrario, que son omnipotentes, que han encontrado al príncipe azul o que todo el mundo las quiere.

Hay mentiras ancestrales que llevamos siglos repitiendo inconscientemente como si fuesen axiomas indiscutibles. Expresiones como: “la confianza da asco”, “la verdad duele”, “los hombres no lloran”, “todas las mujeres quieren ser madres”…

La verdad es tan simple como que todo es mentira. Cada uno se la adapta de la mejor manera que puede para garantizarse su propia subsistencia.

Puesto que nada es real, yo prefiero crearme una mentira que al menos no me haga sentir como una mierda para el resto de mis días, ni pensar que la esperanza está completamente perdida.

La vida está llena de dificultades, pues me voy a autoengañar convenciéndome de que me encantan los retos. No siempre salen las cosas como una quiere, así que me voy a repetir que cualquier destreza requiere de entrenamiento. Hay personas que entorpecen nuestro camino, y me digo que es necesario, en la misma proporción en que hay muchas personas que están dispuestas a ayudarnos. Los amigos vienen y se van, por eso me voy a consolar pensando que, si somos seres libres, tenemos derecho a cambiar. Al final uno siempre está solo, y yo creo a pies juntillas que gozar de la soledad es un privilegio, y que, si me enamoro de esa voz interna que me dice cosas bonitas por dentro, nunca estaré realmente sola.

9 comentarios sobre “Cómo sacar partido de las mentiras

  1. Hay mucha gente mentirosa o que novela sus vidas. Sin comentarios……………..ya todos sabemos…………..no voy a perder mi tiempo en eso.
    Los autoengaños de los que hablas son fantásticos, una manera positiva de ver la vida, superar los baches y seguir adelante.
    La soledad escogida es fantástica, aunque una buena compañía es impagable.
    Buen domingo y besos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Siempre traes puntos positivos, me encantan!
      Supongo que la gente mentirosa también se autoengaña, porque se lo acaban realmente creyendo.
      Totalmente de acuerdo con tu frase sobre a soledad escogida y la compañía! ❤ Feliz domingo a ti también, Luisa!

      Le gusta a 1 persona

  2. Creo solo se puede definir la mentira cuando somos conscientes de que estamos engañando; si defendemos una idea honestamente, aunque sea demostrablemente mentira, seremos unos ilusos que queremos crear una ilusión que nos interesa o gustaría, o una justificación ante un resultado adverso. El peor mentiroso es el que es capaz de manipular a los demás, pues se convertirán en defensores a ultranza de esa mentra, tan común en el mundo de las ideas: política, religión, interpretación de la historia……

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s